Remedios Caseros para Tratar Problemas Digestivos

0
799

El sistema digestivo es una parte importante del cuerpo y cualquier problema relacionado con él puede causar mucha incomodidad. Sus funciones principales son ayudar al cuerpo a absorber los nutrientes esenciales y deshacerse de los productos de desecho.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Diabetes y  Enfermedades Digestivas y Renales, entre 60 y 70 millones de Americanos sufren de algún tipo de problema digestivo.

Algunos problemas digestivos comunes incluyen indigestión, hinchazón, gases, acidez, diarrea, constipación, reflujo ácido, úlceras pépticas, intolerancia a la lactosa, intolerancia a los alimentos, diverticulitis, enfermedad inflamatoria del intestino (EII), enfermedad celíaca, y síndrome de intestino irritable (SII).

Mientras que las causas de los problemas digestivos varían, algunos factores comunes son una dieta pobre, higiene inadecuada, falta de ejercicio, deshidratación, fumar en exceso, ingesta excesiva de alcohol, estrés, falta de sueño y deficiencias nutricionales.

Ya que existen diferentes tipos de problemas digestivos, un diagnóstico y tratamiento adecuados son esenciales. Sin embargo, puedes usar algunos remedios caseros y cambios en el estilo de vida para tratar algunos de los problemas digestivos comunes, tales como indigestión, constipación, diarrea e hinchazón. Los problemas digestivos serios, sin embargo, pueden requerir del tratamiento por parte de un especialista.

Aquí están los principales remedios caseros para tratar problemas digestivos.

 

Jengibre

Para mejorar la digestión y prevenir problemas digestivos, debes incluir jengibre en tu dieta. Éste estimula los jugos digestivos y el flujo de las enzimas necesarias para digerir los alimentos apropiadamente. Es efectivo para prevenir y reducir las náuseas, vómito, flatulencias, indigestión, hinchazón y diarrea.

Además, tienen propiedades carminativas, antibacteriales, antivirales y antiinflamatorias que ayudan a prevenir problemas digestivos.

Bebe de 2 a 3 tazas de té de jengibre diariamente. Para preparar el té, hierve 1 cucharada de jengibre recién rallado en 1 ½ taza de agua caliente. Déjala hervir a fuego lento por 10 minutos, saca el jengibre, agrega un poco de miel cruda y disfruta de tu té.

Alternativamente, agrega 2 cucharadas de jugo de jengibre y 1 cucharada de miel a una taza de agua tibia. Bébela una o dos veces al día.

Para mejorar la digestión, mastica pequeños trozos de jengibre después de tus comidas.

Alimentos Probióticos

Los alimentos probióticos ayudan a mantener tu sistema digestivo saludable y funcionando eficientemente. Los probióticos contienen cepas de Lactobacillus y Bifidobacteria (bacterias buenas) para ayudar a restaurar el balance natural de las bacterias de tu intestino. Ellos pueden ayudar a tratar y prevenir problemas digestivos como diarrea, hinchazón abdominal, flatulencias y EII.

Un estudio publicado en la revista Avances Terapéuticos en Gastroenterología en el 2010 resalta la eficacia de los probióticos, en el tratamiento de varios problemas digestivos.

Algunos de los mejores alimentos probióticos incluyen yogur Griego, kéfir, miso, chucrut, kimchi, tempeh, suero de leche, pepinillos ácidos. Incluso puedes tomar suplementos de probióticos, pero solo después de consultar con el doctor.

Hierbabuena

La hierba de hierbabuena también ayuda a la digestión y previene desórdenes digestivos. Sus propiedades carminativas, antiespasmódicas y antiinflamatorias ayudan a tratar gases, hinchazón, espasmos intestinales así como también náuseas y vómitos.

Además, ayuda a calmar un sistema digestivo alterado y acelera la curación.

Un estudio del 2007 publicado en la revista de Enfermedades Digestivas y Hepáticas sugiere que esta hierba ayuda a mejorar los síntomas abdominales en las personas que sufren de SII. Incluso pueden tratar síntomas similares de la intolerancia a la lactosa o la enfermedad celíaca.

Bebe té de hierbabuena una o dos veces al día. Para preparar el té, agrega 1 cucharada de hojas de hierbabuena deshidratadas en una taza de agua caliente. Cubre y deja en remojo por 10 minutos. Cuela y bebe.

Come hojas de hierbabuena fresca diariamente salpicando por encima de tus platos y agrégalas a tus ensaladas.

Otra opción es tomar cápsulas de aceite de hierbabuena  con recubrimiento entérico 3 o 4 veces al día por unas semanas.

Semillas de Hinojo

Las semillas de hinojo también apoyan la salud digestiva. Puedes usarlas para tratar la acidez, indigestión y baja acidez estomacal. Estas semillas también proporcionan alivio a los espasmos intestinales e hinchazón comúnmente asociados con el SII.

Un estudio publicado en la revista de Terapias Alternativas en Salud y Medicina en el 2003 concluyó que el aceite de semillas de hinojo (emulsión) ayuda a disminuir la intensidad de los cólicos infantiles.

Mastica 1 cucharada de semillas de hinojo después de comer tu comida para ayudar a la digestión.

Para tratar la indigestión, bebe té de hinojo o toma ½ cucharada de polvo de semillas de hinojo junto con un vaso de agua dos veces al día. Para preparar el té de hinojo, deja en remojo 1 cucharada de semillas de hinojo machacadas en una taza de agua caliente por unos 5 minutos.

Asafétida

La especia asafétida de olor potente es buena para tu salud digestiva debido a sus propiedades antiespasmódicas, antiinflamatorias, antioxidantes y antiflatulentas.

Es altamente efectiva en el tratamiento de gases, flatulencias, malestar estomacal, dolor de estómago y envenenamiento por comida. También puedes usarla para tratar los dolores por cólicos en bebés pequeños.

Para mejorar la digestión, mezcla una pizca de asafétida en un vaso con agua tibia y bébela después de tus comidas. También incluye esta especia en tu comida diaria.

Para los bebés pequeños, puedes frotar un poco de asafétida mezclada con agua alrededor del ombligo para reducir el dolor de estómago y los gases.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here