¿Qué es la fiebre del heno? ¿Cuáles son sus síntomas y signos?

0
1433

La fiebre del heno afecta hasta un 30% de las personas en todo el mundo, incluyendo hasta un 10% de los niños estadounidenses menores de 17 años y el 7,8% de los adultos estadounidenses. El costo médico de la rinitis alérgica es de aproximadamente $ 3.4 mil millones, principalmente debido al costo de los medicamentos recetados. Estas cifras son probablemente una subestimación debido a que muchos de los afectados pueden atribuir su malestar a un resfriado crónico. Aunque la fiebre del heno durante la infancia tiende a ser más común, esta condición puede ocurrir a cualquier edad y por lo general se produce después de años de la inhalación repetida de sustancias alérgicas. La incidencia de las enfermedades alérgicas ha aumentado dramáticamente en los EE.UU. y otros países desarrollados en las últimas décadas.

rinitis-alergica_0

“La fiebre del heno” es un nombre inapropiado. El heno no es una causa habitual de este problema, y no causa fiebre. La presencia de estornudos, congestión nasal e irritación de los ojos mientras se cosecha el heno en el campo promovió este término popular. La rinitis alérgica es el término correcto utilizado para describir esta reacción alérgica, y muchas sustancias diferentes causan los síntomas alérgicos observados en la fiebre del heno. Rinitis significa “irritación de la nariz”, y es un derivado de rino, que significa nariz. La rinitis alérgica que se produce durante una temporada específica se denomina “rinitis alérgica estacional”. Cuando se presenta durante todo el año, se le llama “la rinitis alérgica perenne”. La rinosinusitis es el término médico que se refiere a la inflamación de la mucosa nasal, así como de los tejidos de revestimiento de los senos paranasales. Este término es usado en alguna ocasión debido a que las dos condiciones a menudo se presentan juntas.

Los síntomas de la rinitis alérgica o fiebre del heno, con frecuencia incluyen congestión nasal, secreción nasal clara, estornudos, picazón de nariz y de ojos, y el exceso de la producción de lágrimas en los ojos. El goteo pos-nasal de moco claro es causa frecuente de tos. La pérdida del sentido del olfato es común, y la pérdida de sentido del gusto se produce de vez en cuando. La hemorragia nasal se produce cuando la enfermedad es grave. Picor de ojos, enrojecimiento, y el exceso de lágrimas en los ojos con frecuencia acompañan a los síntomas nasales. A los síntomas oculares se les conoce como “conjuntivitis alérgica” (inflamación de la parte blanca de los ojos). Estos síntomas alérgicos a menudo interfieren con la calidad de vida y la salud general del individuo.

La rinitis alérgica puede conducir a otras enfermedades como la sinusitis y asma. Muchas personas con alergias tienen dificultad con actividades sociales y físicas. Por ejemplo, la concentración es a menudo difícil cuando se experimenta la rinitis alérgica.

¿Qué causa la rinitis alérgica?

Cualquier sustancia puede causar una alergia si se expone a una persona en la justa medida. Sin embargo, para todos los efectos prácticos y con pocas excepciones, la rinitis alérgica es causada por proteínas. Comúnmente, la rinitis alérgica es el resultado de que una persona alérgica entre en contacto varias veces con la proteína de las plantas. Muchos árboles, pastos y malezas producen partículas de proteína extremadamente pequeñas, ligeras y secas llamadas polen. Este polen se esparce por el viento y se inhala. Estas partículas de polen son por lo general las células sexuales masculinas de la planta y son más pequeñas que la punta de un alfiler o miden menos de 40 micras de diámetro.

A pesar de que el polen es normalmente invisible en el aire, el polen es un potente estimulador de la alergia. El polen se aloja en los tejidos de revestimiento nasal (membranas mucosas) y otras partes del tracto respiratorio donde inicia la respuesta alérgica. Hasta un 7,8% de los adultos estadounidenses sufren de rinitis alérgica. Una persona está programada para ser alérgica debido a su composición genética y está destinado a ser alérgico desde el nacimiento. Aproximadamente una de cada cuatro personas con rinitis alérgica también tienen asma.