¿Qué es el asma y cuales son sus síntomas?

¿Qué es el Asma?

El asma es una enfermedad pulmonar crónica (de larga duración) que inflama y encoge las vías respiratorias. El asma causa períodos recurrentes de “silbidos” (un sonido similar al silbido cuando respiras), estrechez de pecho, falta de aliento y tos. La tos generalmente ocurre a la noche o temprano por la mañana.

El asma afecta a personas de todas las edades, pero generalmente comienza durante la niñez. En los Estados Unidos se sabe que más de 25 millones de personas tienen asma. Alrededor de 7 millones de estas personas son niños.

 

Resumen

Para entender el asma, es útil saber cómo funcionan las vías respiratorias. Las vías respiratorias son tubos que llevan aire a tus pulmones. Las personas con asma tienen vías respiratorias inflamadas. Esto hace que se hinchen y queden muy sensibles. Tienden a reaccionar fuertemente a ciertas substancias inhaladas.

Cuando las vías respiratorias reaccionan, los músculos alrededor de ellas se estrechan. Esto angosta las vías respiratorias, causando que menos aire llegue a los pulmones. La hinchazón también puede empeorar, haciendo que las vías se angosten aún  más. Las células en las vías respiratorias pueden generar más moco que lo usual. El moco es un líquido espeso y pegajoso que puede angostar aún más las vías respiratorias.

La reacción en cadena resulta en la sintomatología asmática. Los síntomas pueden ocurrir cada vez que las vías estén inflamadas.

A veces los síntomas del asma son leves y se van solos luego de un tratamiento mínimo con medicina para el asma. Otras veces los síntomas continúan empeorando.

Cuando los síntomas se vuelven más intensos y/o aparecen más síntomas, estás teniendo un ataque de asma. Los ataques de asma también son llamados brotes o crisis de asma.

Tratar los síntomas apenas se noten es importante. Esto ayudará a prever que los síntomas empeoren y causen un ataque severo de asma. Los ataques severos de asma pueden requerir de cuidados de emergencia y pueden ser fatales.

Perspectiva

El asma no tiene cura. Aun cuando te sientes bien, tienes la enfermedad y puede brotar en cualquier momento.

De todas maneras, con el conocimiento y tratamientos actuales, la mayoría de las personas con asma pueden manejar la enfermedad. Tienen pocos síntomas, cuando no ninguno. Pueden vivir vidas normales y activas y dormir toda la noche sin interrupciones causadas por el asma.

Si tienes asma, puedes tomar un rol activo para manejar la enfermedad. Para tener un tratamiento exitosos, concienzudo y sostenido en el tiempo, construye una sociedad con tu doctor y otros proveedores de servicio de salud.

¿Qué causa el asma?

La causa exacta del asma es desconocida. Los investigadores piensan que factores genéticos y ambientales interactúan para causar asma, con más regularidad en los primeros años. Estos factores incluyen:

  • Una tendencia heredada para desarrollar alergias, llamada atopía
  • Padres con asma
  • Ciertas infecciones respiratorias durante la niñez
  • Contacto con alergénicos aéreos o exposición a alguna infección viral en la infancia o niñez temprana, cuando el sistema inmunológico se está desarrollando

Si el asma o la atopía corren en tu familia, la exposición a irritantes (por ejemplo, el humo del tabaco) puede hacer que tus vías respiratorias reaccionen más a ciertas substancias en el aire.

Hay algunos factores que tienen más posibilidades de causar asma en algunas personas que en otras. Los investigadores continúan explorando qué causa el asma.

La Hipótesis de la Higiene

Una hipótesis que los investigadores tienen sobre la causa del asma es llamada la hipótesis de la higiene. Ellos creen que nuestro estilo de vida occidental – con su énfasis en la higiene – ha resultado en cambios en nuestras condiciones de vida y un declive general en las infecciones en la niñez temprana.

Muchos niños jóvenes no tienen las mismas exposiciones ambientales e infecciones que tenían los niños en el pasado. Esto afecta la forma en la que el sistema inmunológico de los niños pequeños se desarrolla durante la muy temprana niñez y puede incrementar el riesgo de atopía y asma. Esto es especialmente válido para niños que tienen familiares cercanos con una o dos de estas condiciones.

 

¿Quién corre riesgo de padecer asma?

El asma afecta a personas de todas las edades, pero con regularidad comienza durante la niñez. En los Estados Unidos, se sabe que más de 25 millones de personas tienen asma. Alrededor de 7 millones de estas son niños.

Los niños pequeños que con frecuencia tienen silbidos e infecciones respiratorias – así como otros factores de riesgo – tienen más posibilidades de desarrollar asma que continúe más allá de los 6 años. Los otros factores de riesgo incluyen tener alergias, eccema (una enfermedad alérgica de la piel) o padres que padezcan asma.

Entre los niños, hay más hombres que niñas con asma. Pero entre los adultos, esta enfermedad afecta a hombres y mujeres por igual. No está claro si las hormonas sexuales tienen un rol en el origen del asma o cómo sería este rol.

La mayoría, pero no todas, las personas que padecen asma tienen alergias.

Algunas personas desarrollan asma por entrar en contacto con algunos irritantes químicos o polvos industriales en su lugar de trabajo. Este tipo de asma se llama asma laboral.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del asma?

Algunos signos y síntomas comunes del asma son:

  • Tos. La tos del asma ocurre generalmente por la noche o temprano a la mañana, haciendo que se dificulte el sueño.
  • Silbido. El silbido es un sonido chirriante que ocurre cuando respiras.
  • Estrechez de pecho. Esto puede sentirse como si alguien se encontrara apretando o estuviese sentado en tu pecho
  • Falta de aire. Algunas personas que sufren de asma dicen que no pueden recuperar su ritmo respiratorio o que se sienten sin aire. Puedes sentir que no puedes sacar el aire en tus pulmones.

No todas las personas con asma tienen estos síntomas. Del mismo modo, tener estos síntomas no siempre significa que tienes asma. La mejor forma que tienen los doctores para diagnosticar asma es utilizar una prueba de capacidad pulmonar, preguntar sobre tu historia clínica (incluyendo el tipo y frecuencia de los síntomas) y hacer un examen físico.

El tipo de síntomas asmáticos que tengas, qué tan frecuente ocurren y qué tan severos son puede variar con el tiempo. A veces tus síntomas solo pueden molestarte. Otras veces, pueden ser lo suficientemente problemáticos como para limitar tu rutina diaria.

Los síntomas severos pueden ser fatales. Por esto, tratar los síntomas apenas se noten es importante, con el fin de que no se vuelvan severos.

Con el tratamiento adecuado, la mayoría de las personas con asma pueden esperar tener pocos o ningún síntoma tanto durante el día como por la noche.

¿Qué hace que se den los síntomas asmáticos?

Muchas cosas pueden desatar o empeorar los síntomas del asma. Tu doctor te ayudará a encontrar qué cosas (llamados catalizadores) pueden causar que tu asma brote si entras en contacto con ellos. Los catalizadores incluyen:

  • Alergénicos del polvo, piel animal, cucarachas, moho y polen de árboles, pasto y flores.
  • Los irritantes como el humo de cigarrillos, la polución del aire, los polvos químicos en el lugar de trabajo, los componentes en los productos de decoración caseros y los sprays (como el spray para pelo)
  • Las medicinas como la aspirina u otros anti-inflamatorios no esteroideo y beta bloqueadores no selectivos
  • Sulfitos en bebidas y comidas
  • Infecciones de las vías respiratorias superiores, como resfríos
  • La actividad física, incluyendo el ejercicio

Otros problemas de salud pueden hacer que el asma sea más difícil e manejar. Ejemplos de estos problemas incluyen la congestión nasal, infección de los senos paranasales, enfermedad del reflujo, estrés psicológico y apneas de sueño. Estas condiciones deberían ser tratadas como parte del plan del cuidado del asma.

El asma es diferente para cada persona. Algunos de los catalizadores  enumerados arriba pueden no afectarte. Otros catalizadores que te afecten pueden no estar en la lista. Habla con tu doctor sobre las cosas que empeoran tu asma.