Problemas de espalda: cómo evitarlos y cuales son las actividades más dañinas

Son muchas las personas que con frecuencia padecen dolores de espalda. La razón de esto suele radicar en una despreocupación por las posturas y los hábitos que tenemos en el día a día y, una vez aparecen los dolores, nos lamentamos y no sabemos bien la solución que poner.

Muchas de las causas de los dolores de espalda, radican en actividades rutinarias, como por ejemplo trabajar sentado en una oficina. Sin embargo, la afición actual por los ordenadores, los vídeos de Youtube y los videojuegos, se ha convertido también en un desencadenante principal, sobre todo en niños y adolescentes.

 Puede llegar a ser tal la fiebre, que ya se han lanzado al mercado las conocidas sillas para gamers, unas sillas de escritorio pensadas para el aficionado a los videojuegos o youtubers, que pasan largas horas frente a un ordenador. Con esta silla, la persona se siente más cómoda y, los materiales con los que se ha fabricado, permiten que la espalda no se resienta por pasar largas horas sentado.

La edad siempre ha podido ser el principal desencadenante de los dolores de espalda, pues con los años la elasticidad disminuye y el cuerpo se vuelve más rígido, con lo que los movimientos a realizar se vuelen más dolorosos y cuestan más. Sin embargo, en la actualidad no solo son las personas mayores las que padecen estos dolores, pues cada vez se ven más jóvenes y adultos de edades medias, así como niños que empiezan a sufrir estos problemas.

Muchas personas pueden tener dolores en la espalda por factores hereditarios, que tienen su origen desde el nacimiento, pero el sobrepeso también es una de las principales causas que genera dolores de espalda, cuando la persona no se encuentra en una edad avanzada. En los últimos años, la obesidad ha aumentado considerablemente debido a los excesos que se hacen, comiendo en restaurantes de comida rápida con tapeando con unas cervezas acompañado de amigos. Los niños son los más afectados por esta ola de sobrepeso, pues se les incita a la  ingesta continua de golosinas y bollería industrial en vez de dirigirlos hacia una alimentación más equilibrada.

Por otro lado, los malos hábitos también pueden ser los desencadenantes de estos dolores de espalda. Cargar mucho peso en la espalda, como diariamente hacen casi todos los niños al ir al colegio, o levantar objetos pesados sin flexionar las rodillas, pueden llegar a pasar factura con los años.

La forma en que se duerme también es un factor importante. En muchas ocasiones adoptamos inconscientemente posturas que a nosotros nos resultan más cómodas en ese momento, pero con el tiempo pueden ser muy perjudiciales para la espalda. Por ejemplo, nunca es bueno dormir boca abajado, siendo la postura ideal, dormir de costado con las rodillas ligeramente flexionadas.

Como hemos mencionado anteriormente, pasar mucho tiempo sentado también puede ser muy perjudicial. Hoy en día, la mayor parte de las personas trabaja en una oficina sentada durante horas frente a un ordenador. Es importante seguir una serie de pautas para adoptar la postura correcta y que la espalda se resienta lo menos posible, pero también es importante levantarse de la silla cada 15 minutos y, prestar atención a la calidad y comodidad de ésta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *