¿Por qué las personas obesas tienden a tener gota?

Debido a demasiado ácido úrico, la gota lleva a la formación de pequeños cristales de urato que se depositan en el tejido corporal, especialmente en las articulaciones. Con la distinción única de ser una de las enfermedades más frecuentemente registradas, la gota se caracteriza por ataques repentinos y severos de dolor, enrojecimiento, calor e hinchazón de las articulaciones. La obesidad es una causa común detrás de la gota promoviéndola especialmente dentro de la primera fase de la artritis. Veamos por qué la gente obesa eventualmente sufrirá de gota.

la gota que duele

¿Por qué las personas con sobrepeso son más propensas a desarrollar gota?.

La gota es muy común en las personas con obesidad. La lógica es simple: si sufre de sobrepeso pone presión extra en sus articulaciones. Esto causa cambios químicos en su cuerpo. Por lo tanto se cree que una persona con sobrepeso es cuatro veces más propensa a desarrollar gota que una persona sin sobrepeso.
Las personas con un Índice alto de Masa Corporal también tienen niveles más elevados de ácido úrico lo que eventualmente eleva el riesgo de padecer gota. Esto se debe a que la gente con sobrepeso tiene altos niveles de ácido úrico en la sangre lo que algunas veces forma piedras sólidas o cristales, que se depositan en la articulación, por lo que propagan la gota.

La obesidad también aumenta otros factores de riesgo para la gota, tales como enfermedades cardiovasculares, presión arterial elevada, resistencia a la insulina y colesterol alto. Y la obesidad aumenta el estrés en las articulaciones, aumentado el dolor y la inflación que acompañan a la gota.

Otro hallazgo reciente relacionado con la gota y con la obesidad es que la personas que fueron obesas en sus primeros años de edad adulta desarrollaron la gota antes que aquellos que desarrollaron obesidad después.

sobrepeso
Como prevenir y minimizar mejor futuros ataques de gota si sufre de sobrepeso:

  • Tome sus medicamentos conforme se los han recetado.
  • Vaya con su doctor y encuentre un tratamiento que sea el correcto para usted.
  • Infórmese acerca de sus niveles de ácido úrico y examínese una vez cada 3 meses.
  • Reduzca su consumo de bebidas que tienden a deshidratar, como la cerveza, el vino, café, té y demás de este tipo.
  • Aléjese de los alimentos ricos en purinas tanto como le sea posible. Estos incluyen frijoles, guisantes, anchoas, hígado, sesos y riñones.
  • Las opciones de ejercicios incluyen el hacer bicicleta, lo cual es de bajo impacto pero aún así es muy estimulante para el sistema cardiovascular. Los movimientos cíclicos también estimulan a los cartílagos articulares y relajan las articulaciones rígidas. Una caminata enérgica también quema calorías. Nadar es bueno y le permite quemar calorías mientras sos articulaciones son apoyadas por el agua por lo que se reduce el dolor artrítico.
  • Vaya a fisioterapia, ya que esta ayuda a ganar un rango de movimiento en las articulaciones rígidas y ayuda a construir fuerza en los músculos alrededor de la articulación. Los fisioterapeutas también le guiaran con respecto a una buena postura y a las modificaciones a su estilo de vida que sean necesarias.
  • Baje de peso, para que este acorde a su altura, género y edad. La reducción de peso es de gran importancia en pacientes de artritis por que cada libra de peso que baje significa 4 libras menos de presión en el articulación de su rodilla. Así que la reducción de peso significa quitarle carga a las articulaciones de sus rodillas, y dejarlo vivir una vida feliz y saludable inclusive con gota.