Los mejores alimentos probióticos para cuidar tu salud.

0
300

Mientras que la conciencia de la salud intestinal – es decir, el bienestar de su tracto digestivo – entra lentamente en el foco de la salud natural, tener buen cuidado de la micro-flora autóctona que vive en tu tracto intestinal, es muy posiblemente lo más simple importante e impactante que puedes hacer por tu cuerpo. Desafortunadamente, en nuestra sociedad moderna llena de productos químicos, de alimentos procesados, y de todo de tipo de antibióticos / antibacterianos; es tan fácil interrumpir el delicado equilibrio de nuestros simbiontes microscópicos internos que la mayoría de las personas sin saberlo sufren de mala salud intestinal.

Digo “sin saberlo” porque los síntomas de esta enfermedad muy común son más a menudo que no atribuidos a otras enfermedades o trastornos (es decir: IBS, ADHD, depresión, problemas autoinmunes, fatiga crónica, eczema, etc. Y la lista sigue y sigue!) Tristemente, si tu salud intestinal está faltando, ningún tratamiento para ninguno de estos otros problemas va a ayudar mucho – no permanentemente, por lo menos.

alimentos probióticos

Entonces, ¿cómo solucionamos el problema?

¡No se desesperen, queridos amigos! Mientras que el camino para mejorar la salud intestinal no siempre es fácil y hay muchos pasos involucrados, es posible hacerlo utilizando todas las soluciones naturales. Reducir el azúcar y los alimentos procesados, encontrar alternativas naturales a los tratamientos con antibióticos y desintoxicar tus órganos son algunos de los más importantes; Pero si quieres un buen punto de partida, ingiere alimentos naturalmente probióticos.

El término “alimentos probióticos” se usa generalmente para referirse a aquellos que contienen cepas vivas naturales de bacterias sanas (o ocasionalmente levadura) como resultado del proceso de fermentación. Mientras que una plétora de alimentos probióticos existen, como con cualquier cosa en el mundo de la salud natural, algunos que son mucho mejores para ti que otros y no cada uno de ellos beneficiará a cada persona de la misma manera. Teniendo estas ideas en mente, hemos elegido una docena de alimentos naturalmente probióticos tanto de origen vegano y lácteos que creemos que son los mejores; 12 alimentos con propiedades no sólo probióticas, sino también fibra, proteínas, vitaminas y minerales para nutrir todo el cuerpo desde el interior (del intestino) hacia afuera.

1. Queso sin pasteurizar

Gouda, Provalone, Gruyere y Cheddar son sólo algunas de las variedades de queso que son maduras y envejecidas por lactobacilos anaerobios o “buenas” bacterias. Estos alimentos son ideales para llevar culturas vivas porque la naturaleza del queso actúa como un protector contra el ácido en el estómago que mata a los microbios más beneficiosos antes de que puedan alcanzar el ambiente habitable del intestino delgado.

Además de ser probiótico, el queso también le proporciona al cuerpo calcio y proteínas, ambos de los cuales pueden ayudar con la pérdida de peso (al contrario de la creencia popular) mediante la mejora de la digestión y la estabilización del metabolismo, respectivamente. ¡Sólo ten cuidado de moderar tu consumo ya que el queso también es altamente calórico!

2. Leche cortada

Otro producto lácteo fermentado, el suero de leche es increíblemente saludable. Debido a que la proteína de lactosa en el suero de leche ya ha sido convertida en ácido láctico por nuestras bacterias beneficiosas, esta bebida es segura para los individuos intolerantes a la lactosa. También es baja en grasas y calorías, pero llena de vitamina B12, riboflavina, calcio, potasio y proteínas. Debido a su impresionante lista nutricional, el suero de leche es ideal para aliviar un estómago ácido, mejorar la digestión y aumentar los niveles de energía.

3. Aceite de hígado de bacalao fermentado

Probablemente, ya estés familiarizado con los muchos beneficios de salud del aceite de pescado, sin embargo el aceite de hígado de bacalao fermentado es una experiencia totalmente diferente. Esta es uno de los más viejos ‘’súper alimentos’’ del mercado. Se remonta a miles de años y fue utilizado por muchas culturas diferentes. El aceite de hígado de bacalao fermentado no sólo está lleno de probióticos, sino que también proporciona una cantidad masiva de vitamina D – un nutriente del que un número alarmante de personas carecen debido a nuestra tendencia a evitar la exposición al sol. El aceite fermentado del hígado de bacalao también contiene un puñado potente de vitamina A, que (no importa qué hayas leído recientemente) es grandioso para la salud de tu piel y ojos, así como para la regeneración celular.

4. Kéfir

Asumiendo que la idea de comer aceite de hígado de bacalao fermentado no es lo tuyo, prueba el Kéfir. Otra excelente fuente de probióticos, así como de vitaminas A y D, esta bebida basada en la leche ligeramente efervescente es muy similar al yogurt en cuanto al sabor. Al igual que el yogur y otros productos lácteos cultivados, Kéfir también proporciona una dosis de calcio nutritivo, vitamina B12 y proteínas. Puedes encontrar Kéfir en casi cualquier tienda de salud de alimentos naturales.

5. Kombucha

‘’La nueva bebida con el nombre gracioso’’ como alguien me la describió una vez, la kombucha no es realmente nueva. De hecho, data de hace al menos un par de miles de años, pero apenas recientemente está comenzando a llegar a los estantes tiendas de alimentos renombradas en algunas partes del mundo. Los científicos modernos te dirán que no hay evidencia científica para apoyar nuestras afirmaciones de que esta bebida fermentada de té dulce mejorará tu salud. Nosotros los entusiastas de la vida natural podemos contrarrestar eso con evidencia lógica. Personas de todo el mundo han estado bebiendo probióticos Kombucha para mejorar su salud durante más de dos milenios y funciona.

6. Miso

De experiencias personales con otras culturas, he obtenido muchos hábitos de alimentación saludables. El tiempo que pasé en Japón, por ejemplo, me dio una profunda apreciación de los pescados y mariscos frescos del pacífico. También me introdujo a la perfección culinaria de sopa de miso.

Miso es un condimento japonés tradicional hecho de soja que ha sido fermentado en sal y kōji. Además de ser probiótico, el miso está lleno de proteínas y nutrientes. También viene en una amplia gama de sabores debido a variables específicas durante el proceso de fermentación (temperatura y duración de la fermentación, especies y condiciones de crecimiento de los ingredientes, cantidad de sal y otros granos utilizados, etc.)

Aunque no son los únicos tipos disponibles, el miso rojo y blanco son los más comunes. Para hacer una deliciosa sopa de miso, prefiero una combinación de ambos (más blanco que rojo, aunque nunca los he medido y siempre los bato juntos por la vista, el olfato y el sabor). Recomiendo experimentar con las cantidades hasta que esté perfecto para ti. Además, ¡Puedes agregar hongos shiitake a tu sopa para aún más sabor, textura y beneficios para la salud!

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY