4 razones para comenzar a hacer gárgaras con agua y sal.

Un estudio reciente que fue publicado en el diario americano de medicina preventiva reveló que hacer gárgaras con agua salada puede defenderte de la gripe y el resfriado. La investigación que ellos llevaron estaba formada por 400 voluntarios sanos. Fueron divididos en dos grupos, y uno de los grupos hacía gárgaras con agua salada tres veces al día. Al final de la temporada de resfriado y gripe llegaron a la conclusión de que el grupo que hacía gárgaras con agua salada tenía un 40% menos de infecciones de las vías respiratorias en comparación con el otro grupo.

Otros estudios que se llevaron a cabo en el año 2005 también confirmaron que hacer gárgaras con agua salada es bueno para prevenir infecciones del aparato respiratorio.

agua y sal

Estos son los cinco beneficios que obtendrás de hacer gárgaras con agua salada:

1. Reduce el dolor de garganta

El agua salada puede reducir el dolor de garganta ya que elimina líquidos en los tejidos inflamados. También ayuda a eliminar las bacterias y los hongos en la garganta. Prepara una solución con media cucharadita de sal y un vaso de agua tibia para hacer gárgaras.

2. Dolor de muelas

La sal puede matar las bacterias y otros gérmenes, por lo tanto puedes utilizarla cuando tengas un dolor de muelas. Disuelve una cucharadita de sal y una de bicarbonato de sodio en medio litro de agua. Revuélvelo bien y haz gárgaras varias veces al día.

3. Mal aliento

Ya que la sal mata las infecciones, y debido a que esto es lo que causa el mal aliento la mayoría de las veces, puedes hacer gárgaras con agua salada para tratar el mal aliento. Disuelve 1/4 de cucharaditade sal a 100 ml de agua y añade unas gotas de aceite de menta. En pocos minutos puedes fabricar este enjuague bucal casero.

4. Nariz taponada

Mezcla media cucharadita de sal con un vaso de agua. Pon la mezcla en un gotero e inhalar el líquido por tu nariz a través de las fosas nasales. Utiliza de dos a tres gotas por cada fosa nasal. Después de esto suénate la nariz a fondo hasta que ya no esté taponada.