¿Engorda beber refrescos?

0
2264

Vigila lo que comes- es uno de los consejos más comunes para tener una vida saludable. Pero, ¿y por qué no vigilar lo que bebemos?

Beber de todo, excepto agua, añade calorías innecesarias a nuestro consumo diario y es la principal razón muchas veces de no poder perder peso incluso si te estás ejercitando regularmente y comiendo de la forma correcta. ¿Qué pasa con los refrescos light? Se anuncian como bebidas con gas libres de calorías, los refrescos light son libre de azúcares y por lo tanto considerados adecuados para personas con problemas de salud como la diabetes, enfermedad cardiovascular, etcétera. ¿Pero es realmente cierto?
Echamos un vistazo a los efectos en la salud de los refrescos y los refrescos light, para responder a la pregunta de: ¿me engordará beber un refresco?

refrescos

De media un refresco tiene una cantidad de tres cucharadas de azúcar, lo cual son unas 150 calorías por lata de refresco.
Ahora, echemos un vistazo a la cantidad diaria recomendada de azúcar en nuestra dieta: dado que el azúcar no tiene valor nutricional, su consumo se cuenta como extra. Esto significa que para las mujeres, no más de 100 calorías diarias deberían de provenir del azúcar, y para los hombres hasta 150 calorías diarias.

Por lo tanto, tomando una lata de refresco, estás consumiendo tu cantidad diaria máxima recomendada de azúcar. Ya sabes que esto es sin añadir los cafés, zumos, limonada, etcétera que podamos tomar aparte.

Tan sólo una cucharada de azúcar al día incrementa un 20% el riesgo que tiene un hombre de padecer un ataque al corazón.

Todos los refrescos que tienen azúcar no sólo están añadiendo kilos a tu peso, sino que directamente afectan a tu corazón. Una investigación publicada en el diario de la asociación americana del corazón, demostró que el azúcar que tiene una lata de refresco, elevaba el riesgo de tener una enfermedad del corazón en un 20%.

 

Los refrescos están ligados a la diabetes y el síndrome metabólico.

La composición básica de un refresco está formada por una mezcla de azúcar y productos químicos, los cuales absorbe nuestro cuerpo sin darle ningún tipo de valor nutricional. Esto hace que aumentemos nuestro peso y afecta negativamente a nuestro metabolismo. Este aumento de peso puede incluso causar diabetes.

Un estudio en el Journal Circulation demostró que adultos de mediana edad que bebe una o dos latas de refresco al día de forma regular, son más sensibles de desarrollar el síndrome metabólico.

Los refrescos light nunca deberían ser parte de tu dieta diaria.

Cualquier tipo de alimento que contiene productos químicos o artificiales se debería evitar, o ser tomados de forma ocasional, este tipo de productos nunca debería formar parte de ninguna dieta. Aquellos mostramos algunos de los inconvenientes que causan los edulcorantes de los refrescos light.

Aspartamo: ligado a daños en el cerebro y el sistema nervioso.
Ciclamato: se descubrió que causa cáncer en ratas de laboratorio, y por lo tanto es prohibido en algunos países.
Sacarina: puede causar alergias y problemas cancerígenos cuando se consume en grandes cantidades.
Sucralosa: sus posibles efectos secundarios incluyen la migraña y las ansias de comer, por lo tanto puede influir a la hora de ganar peso.
Acesulfamo-k: no tiene relativamente muchos inconvenientes, aunque estudios en ratas han demostrado causar algunos tipos de tumores.

A diferencia de los refrescos normales, los refrescos libre de azúcares están diseñados para prevenir añadir calorías a nuestra ingesta diaria. Sin embargo, los refrescos light también fomenta el aumento de peso.

La respuesta es que el refresco light es una bebida ligera, pero su uso sin control lleva a la adicción. Los refrescos light por sí mismos no te hacen ganar peso, pero causan deshidratación hacernos sentir saciados, lo cual puede que más tarde, en una o dos horas, haga que una persona, y beba más de lo que necesite. Lo cual puede incentivar el aumento peso.

El veredicto final: los refrescos light no son saludables y pueden hacerte que ganes peso. Esto es debido a que no tienen ningún valor nutricional y pueden hacerte ganar peso, lo cual promueve que puedes adquirir una enfermedad como la diabetes o una enfermedad cardiaca.