4 elementos que causan cáncer y que todos tenemos en nuestras casas.

causas de cáncer

Nos creemos que podemos estar seguros de nuestra propia casa. Sin embargo, hay muchos elementos en nuestro hogar que podrían causarnos problemas tan graves como el cáncer.

Se supone que nuestra casa es nuestro santuario, pero hay productos químicos que nos están invadiendo y que pueden causar cáncer y están en muchas sustancias que son cancerígenas en nuestras casas que ni siquiera sabemos, a través de tintes, champús, caucho, plástico, perfumes y muchos más. Con el tiempo llegaremos a tener más peligros en nuestras casas que incluso fuera de ellas.

En este artículo os vamos a informar de algunos elementos que puedes tener en casa y que son causantes de cáncer. Puede que parezca inofensivos, pero a veces las apariencias engañan.

1. Velas.

En un estudio realizado se confirmó que el 40% de las velas contienen plomo en sus mechas. Una vela que contiene plomo libera cinco veces la cantidad de plomo que se considera peligrosa para los niños. Los niños que están expuestos a altas cantidades de plomo pueden tener problemas de aprendizaje, trastornos hormonales, problemas de conducta y otros problemas de salud.

2. Ambientadores.

Existen cientos de tipos de ambientadores. Muchos de estos contienen compuestos orgánicos volátiles, toxinas y agentes cancerígenos como los ésteres de ftalato. Un estudio demostró que en 13 ambientadores domésticos comunes existían productos químicos que pueden afectar el desarrollo reproductivo y agravar el asma.

3. Los antranspirantes.

En los desodorantes convencionales existen varios ingredientes están vinculados a cánceres malignos. Los desodorantes están diseñados para que permanezcan en nuestro cuerpo durante horas, esto permite que productos químicos nocivos penetren profundamente en nuestra piel.

4. Productos artísticos.

Hay varios materiales artísticos como el pegamento adhesivo de caucho, disolventes acrílicos, pinturas y marcadores permanentes que contienen productos químicos vinculados a problemas de órganos, cánceres y alergias. Los niños son muy vulnerables a estas toxinas, ya que tienen un sistema inmunológico poco desarrollado, así que presta especial atención a que productos utilizas.