Bálsamo para curar las heridas, cortes y quemaduras.

Este bálsamo milagroso se ha utilizado durante toda la historia para el tratamiento de muchas enfermedades. Tiene su origen en Rusia y ha sido utilizado durante varios siglos.

bálsamo milagroso

Para preparar este bálsamo milagroso necesitarás tan sólo tres ingredientes. Estos tres ingredientes son más que suficiente para hacer que sea tan eficaz que se puede utilizar en el tratamiento de muchos problemas médicos. Como por ejemplo la bronquitis, la hinchazón, las heridas, la angina de pecho, la inflamación de los ovarios, úlcera, contusiones, manos y pies agrietados e incluso el tratamiento de quemaduras.

Receta para su preparación

Ingredientes:

60 g de cera de abeja

1 huevo

Aceite vegetal 400 ml (preferiblemente aceite de hierba de San Juan, pero también podemos utilizar aceite de oliva o cualquier aceite vegetal de alta calidad)

Instrucciones de preparación

Primero tendremos que cocinar huevos y machacar la yema. Después cocina la cera en una sartén donde se haya añadido el aceite. La temperatura debe ser baja y la cera se derretirá lentamente en el aceite. Cuando empiece a hervir añadir la yema poco a poco. Mientras que hacemos esto revuelve con una cuchara todo el tiempo. Cuando el aceite comienza a formar espuma retire la sartén del fuego, espere un poco y sigue poniendo la yema poco a poco. Una vez que la mezcla se vuelve de color marrón oscuro, se puede retirar del fuego y dejarlo durante unos 15 o 20 minutos.

Después cuela la mezcla y guárdala en un frasco de vidrio. Mantén la mezcla en el refrigerador y la puedes utilizar durante unos 10 meses.

Como utilizar este bálsamo milagroso

Este bálsamo milagroso se puede utilizar de dos formas distintas: lo podemos consumir por vía oral o lo podemos aplicar localmente. Para su uso oral, la dosis recomendada es de media cucharadita tres veces al día antes de las comidas. Para la aplicación local, puedes utilizarlo para las quemaduras y las zonas doloridas utilizando una casa. Puede ser utilizar este producto natural sin ningún tipo de miedo, ya que no tiene efectos secundarios.

Estas son algunas de las condiciones en las cuales lo podemos utilizar:

Amigdalitis purulenta y angina de pecho

Para esta condición podemos utilizar el bálsamo de forma oral o local. Para su uso local puedes derretir el bálsamo y aplicar la gasa en el cuello.

Bronquitis, úlceras corporales y dolor abdominal

Utilizar el bálsamo de forma oral tomando media cucharadita tres veces al día antes de las comidas.

Enfermedades del sistema reproductivo femenino, quistes ováricos, inflamación, fibromas.

Para el tratamiento de estas enfermedades tendrá que aplicar el bálsamo localmente. Empapa un tampón con el bálsamo insertado en la vagina cada mañana y cada noche durante 15 días.

Úlceras, quemaduras, heridas, dolor de muelas, hinchazón, dolor de articulaciones.

Aplicar por la noche o por la mañana el bálsamo en la zona afectada con bastoncillos de algodón.

Gangrena

Colocar un poco de bálsamo en una servilleta o pañuelo sobre la zona afectada.

Hemorroides

Coge una gasa y dóblala en forma de tampón. Unta con el bálsamo e introdúcelo en la zona. Debes repetir el tratamiento cada noche hasta notar una mejoría.

Fortalecer las uñas

Aplica el bálsamo en las uñas todas las noches antes de ir a dormir.

Si vas a utilizar el bálsamo de forma oral, recomendamos el uso de aceite de oliva, si lo utilizas para aplicación local puedes utilizar cualquier tipo de aceite.