Comida rápida: ¿Con qué frecuencia debemos comerla?

comida basura

Siempre ha habido mucho debate entre los profesionales de la nutrición, con respecto a qué frecuencia debemos comer comida rápida. La industria de la comida rápida se considera una de las razones principales detrás de la epidemia mundial de obesidad. Incluso si esto es cierto, evitar por completo la comida rápida en nuestras vidas ajetreadas es difícil. Sobre eso todo si vives en una gran ciudad, tan sólo tienes que echar un vistazo a los restaurantes de comida rápida y te darás cuenta que están por todas las esquinas.

Muchas veces estamos tan ocupados que no tenemos ni tiempo ni ganas para cocinar en casa las comidas rápidas son diseñadas para cubrir esa necesidad. Una comida rápida y asequible es un alivio para las personas que trabajan y tienen muy poco tiempo.

Es por ello que es difícil calcular cuál es la cantidad y las veces que la persona puede comer comida rápida, ya que esas personas muchas veces no les queda otra opción que recurrir a esta comida. Para otras personas no es más que un capricho y lo hacen muchas veces por vicio y de manera compulsiva.

Así que para todos aquellos ahora os vamos a dar unos consejos para prevenir enfermedades y daños que nos puede ocasionar la comida rápida a medio-largo plazo.

  • Lo mejor es escoger pollo a la parrilla antes que hamburguesas de carne roja.
  • Intenta escoger ensaladas para que no nos falten verduras en nuestra dieta.
  • En vez de escoger refrescos, pide agua.
  • Pide que te pongan extra de verduras en hamburguesas o bocadillos.

Eliminar por completo la comida rápida de nuestras vidas puede ser difícil por nuestro oficio o forma de vivir. Necesitas poner empeño y no optar por los alimentos menos saludables y que muchas veces son muy tentadores por su sabor. Ten en cuenta que las opciones menos saludables tendrán consecuencias en tu salud.

Si no tienes necesidad, intenta visitar los restaurantes de comida rápida lo menos posible, y si no tienes más remedio que ir, intenta escoger las opciones más saludables y no olvidarte de las verduras, además de eliminar los azúcares de los resfrescos. Es una gran inversión a largo plazo para nuestra salud y que nuestro cuerpo agradecerá.