El caldo de hueso es una fuente de juventud.

caldo de hueso

Existen cientos de productos anti envejecimiento que se venden y que muchos de ellos nunca llegan a proporcionar resultados. Pero, la verdad es que no hay ninguna crema milagrosa que te haga tener 20 años de nuevo, pero sí podemos utilizar remedios naturales para que el paso de los años no se note tanto.

¿Qué dirías si te dijera que el caldo de hueso podría ser la nueva fuente de la juventud?

¿Por qué es útil para mi piel el caldo de hueso?

1. Colágeno.

El colágeno nos ayuda a fortalecer nuestra piel y además nos protege de la formación de arrugas al mismo tiempo. Además el colágeno ayuda a prevenir la inflamación y repara nuestro tracto digestivo. Un tracto digestivo que no esté sano es la puerta al envejecimiento.

2. Yodo.

Cuando utilizamos espinas de pescado, que son ricas en yodo ayudamos a proteger nuestro organismo contra el tiroides lento, que es una de las principales causas de que perdamos energía con la edad, aumentemos de peso y perdamos cabello.

3. Glicina.

La glicina ayuda que tu hígado se deshaga de las toxinas que causan el envejecimiento.

4. Minerales y nutrientes.

Los nutrientes como el ácido hialurónico, la glucosamina, etc. ayudan a que tengamos unas articulaciones más flexibles. El fósforo, el calcio y el magnesio son minerales que nos ayudarán a protegernos de los signos del envejecimiento.

Como preparar nuestra sopa de hueso:

Los ingredientes que utilizamos para el caldo son muy importantes. Mientras más calidad tengan más calidad recibirá nuestro organismo. Intenta utilizar huesos de ternera, pollo o cordero para preparar tu caldo de hueso.

No utilices grasas y aceites industriales en tu caldo, utiliza mantequilla. Aquí tienes las instrucciones para que puedas prepararlo.

1. Coloca los huesos en una olla grande y llenarla de agua.

2.Añade dos cucharadas de vinagre de sidra de manzana antes de que el agua hierva. Esto ayudará a que los huesos suelten todos los nutrientes.

3. Llena una olla de barro con agua filtrada. Déjalo hasta que hierva.

4. Cuando el agua hierva bajar a fuego lento y hervir durante dos horas. Retira la espuma que aparezca.

5. Cocinar a fuego lento, ya que los huesos pueden requerir bastante tiempo hasta que puedan soltar todos sus nutrientes.

6. Podemos agregar verduras como la cebolla, el ajo, las zanahorias y apio para darle más sabor y nutrientes.