6 Formas de beber estas navidades sin dañar tu salud.

Se aproximan las Navidades y en esta maravillosa época del año, nos divertimos mucho y aumentamos la mayoría la ingesta de alcohol. Y la verdad que eso está muy bien, estás en una fiesta con tu familia y amigos y lo celebras tomando algunas copas, pero siempre que controles y conozcas tus límites.

Durante la época de Navidad, el vino, el champán y otras bebidas alcohólicas están por todos lados. Beber todos los días no es sano, pero muchas de las tradiciones que seguimos en Navidad vienen acompañadas de alcohol, así que obviamente será difícil evitar beber completamente.

Aquí tienes algunos consejos para ayudarte a superar las Navidades sin vomitar, entrar en un coma o dañar tu salud.

alcohol en las fiestas

Mantén la calma.

No estás en ninguna competición. Bebiendo toda la noche envenenamos nuestro sistema durante unas horas, hasta que acabas vomitando o poniéndote malo. Siempre respeta las señales que tu cuerpo te está mostrando. Si sientes que has tomado lo suficiente, necesitas parar de beber, sino puedes provocar un serio daño a tu cuerpo.

Come.

Beber con el estómago vacío es uno de los peores errores que puedes cometer, así que es de vital importancia que comas antes de empezar a beber. Beber con el estómago vacío va a facilitar que nos pongamos malos o vomitemos. No te limites a picar unas simples aceitunas, intenta comer una comida que te sacie y que esté compuesta de proteínas, carbohidratos y grasas, al menos una hora antes de beber. Las proteínas y las grasas requieren más tiempo para digerirse, disminuyendo el tiempo de absorción del alcohol. Sigue bebiendo incluso cuando ya estés en la fiesta, ya que sentirte lleno te hará beber más lento.

Hidrátate.

El alcohol es un diurético, así que te hace orinar con más frecuencia y perder fluidos. Y esto puede acabar en deshidratación, lo cual causa los vómitos, dolores de cabeza y resacas. Bebe agua a lo largo de la noche. Por cada bebida alcohólica, bebe un vaso de agua. Si te mantienes hidratado, puedes también mantener una apropiada función cerebral.

 Descansa antes de beber.

Los efectos del alcohol son más rápidos y más graves si estás cansado. Pensar con claridad, también es más difícil cuando no has descansado lo suficiente. Si sabes que vas a estar bebiendo toda la noche, asegúrate de que duermes tanto como sea posible la noche anterior. La fatiga también disminuye la habilidad de tu hígado para que procese y elimine el alcohol. El alcohol es un depresivo e incrementará tus niveles de cansancio.

Mántente fresco.

El alcohol y el calor no son buenos amigos. El alcohol eleva tu presión sanguínea, lo cual puede provocar un ataque al corazón o sufrir un golpe de calor. El calor que se genera en tu cuerpo te hace sudar más, así que necesitas beber agua para mantener el equilibrio saludable en tu cuerpo. Asegúrate de beber bastante agua y tomar aire fresco cada vez que puedas para evitar el sobrecalentamiento de tu cuerpo

Toma suplementos.

Cuando orinas con más frecuencia durante una noche de fiesta, tu cuerpo está perdiendo algo más que agua, está perdiendo nutrientes importantes también. Estos nutrientes necesitan de ser repuestos para evitar la resaca y deficiencias nutricionales. La vitamina B son los primeros nutrientes que perdemos cuando bebemos alcohol, así que asegúrate de tomar un suplemento con vitamina B. La vitamina B nos va a ayudar a soportar mejor el alcohol e incluso nos va a ayudar a no sufrir una mala resaca. Las bebidas isotónicas también ayudarán a reponer tu cuerpo de electrolitos.