5 curas naturales para la cistitis intersticial

La cistitis intersticial también conocida como síndrome de la vejiga dolorosa, es una enfermedad en la cual la vejiga sufre de dolores intensos.  La vejiga y el área pélvica circundante se vuelven más sensibles y duelen debido a que los tejidos de la pared de la vejiga se inflaman. El dolor cambia de intensidad conforme la vejiga se llena de orina y se vacía.

Esta enfermedad en su mayoría afecta a mujeres de entre treinta y cuarenta años de edad. Por lo regular, existe una urgencia frecuente de orinar y una vejiga sensible e inflamada, lo que causa mucho dolor y una cierta presión en la vejiga, la cual causa mucha incomodidad.

 

Los síntomas de esta enfermedad empeoran durante la menstruación y el orgasmo vaginal, los hombres sienten dolor en el pene y el escroto. La cistitis intersticial por lo regular es atribuida a factores genéticos. Debido a su variedad y amplio espectro de síntomas, la cistitis intersticial es difícil de diagnosticar.

Cura natural para la cistitis intersticial

dolor de la cistitis

Cebollas

Las cebollas no son consideradas un alimento muy valioso, pero esta verdura de raíz bulbosa tiene muchas cualidades medicinales diferentes y sirve para curar y ayudar en un gran número de enfermedades y dolencias.

Es un anti inflamatorio estupendo y sus propiedades antioxidantes brindan un gran alivio a los síntomas de la cistitis intersticial. Ralla dos cebollas grandes y sácales el jugo. Bebe esto todas las mañanas con el estómago vacío.

Limoncillo

El limoncillo tiene propiedades anti inflamatorias, antioxidantes y diuréticas, las cuales se deshacen de todas las toxinas dañinas en la vejiga, sanan los tejidos inflamados y destruyen cualquier vestigio de infección.

Hierve una taza de agua. Rompe de cinco a seis ramas frescas de limoncillo en pequeños pedazos y agregalos al agua. Deja reposar por diez minutos antes de filtrar el té y bebe al menos tres tazas diariamente para un alivio rápido.

Sésamo

El sésamo tiene un contenido muy alto de arginina, el cual es un aminoácido que ayuda al cuerpo a producir óxido nítrico. Este óxido nítrico alivia la inflamación y relaja los músculos lisos de la vejiga por lo que da un alivio a la sensibilidad e inflamación.

Pon una cucharadita de semillas de sésamo en un poco de agua por la noche. En la mañana muele las semillas de sésamo junto con el agua y bebe esta mezcla lechosa todas las mañanas con el estómago vacío. La sensibilidad y el dolor disminuirán rápidamente.

Aceite de linaza

El aceite de linaza tiene enormes cantidades de ácidos grasos omega 3, los cuales tienen poderosas propiedades anti oxidantes, anti inflamatorias y antihistamínicas. La cistitis intersticial también puede deberse a mastocitos, los cuales secretan histaminas que inflaman los tejidos de la vejiga y causan dolor. Las propiedades antihistamínicas del aceite de linaza eliminan la secreción de las histaminas y mantienen a la vejiga fuerte y saludable. Toma dos cucharadas de este aceite diariamente con regularidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *