5 causas de la pérdida de audición

0
522

La pérdida auditiva es un trastorno que sufren millones de personas en todo el mundo. De hecho, según estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 360 millones de personas padecen lo que se conoce como “pérdida de audición discapacitante”, algo que muchas personas consiguen mitigar gracias al llamado sonotone, cuya comercialización está muy difundida en nuestra sociedad. Pero, ¿cómo se produce una pérdida auditiva? En este artículo repasamos brevemente cinco de las grandes causas que la originan.

Envejecimiento: una pérdida de audición natural

oidos

Sin duda, quienes más sufren la pérdida de audición son nuestros mayores. Y no por casualidad: a medida que envejecemos, nuestro sistema auditivo se resiente y funciona a un nivel más bajo que el de los jóvenes. Es una situación lógica, como también ocurre con el resto de sentidos, especialmente la vista.

Cerumen en los oídos, un aspecto a tener en cuenta

Un trastorno relacionado con la pérdida de audición es la hipoacusia, que es “la incapacidad total o parcial de escuchar sonidos”, según la definición del prestigioso portal MedicinePlus. Y una de las causas que la puede originar es el exceso de cera o cerumen en el conducto auditivo externo, reduciendo notablemente el nivel de sonido que llega hasta el oído. Por tanto, es conveniente realizar un lavado diario adecuado de este conducto y, en casos más graves, aplicar gotas, aceites para bebés y otras soluciones. Y si el problema no se reduce, acudir al médico.

Tinnitus o acúfenos, un trastorno cada vez más frecuente

Debido a la importancia que está adquiriendo en nuestros días, cabe mencionar el trastorno conocido como Tinnitus o acúfenos. Se trata de un ruido o zumbido permanente en los oídos como consecuencia, principalmente, de la exposición continuada a sonidos demasiado elevados. La señal de alarma sobre este trastorno la han dado instituciones internacionales de investigación y prestigiosas universidades como la de Sao Paulo en Brasil o la McMaster en Canadá, poniendo el foco sobre todo en los adolescentes y el uso exageradamente elevado que dan a sus auriculares.

Enfermedad, infección o lesión concreta

Otra causa habitual que puede originar pérdida de audición es la de enfermedades, lesiones o infecciones. Los tumores craneales son uno de los ejemplos más claros y complejos que se pueden mencionar, pero también las otitis causadas por virus de diferente tipo, que a menudo dejan alojado un líquido en el oído, o sobreesfuerzos de muy diversa naturaleza que pueden afectar a esta zona de la cabeza, como puede ser una actividad de buceo que genera una excesiva presión en el tímpano.

Hereditaria: una de las situaciones más habituales en niños

Aunque los niños no son el sector de la población que más sufre la pérdida auditiva, cuando esta se diagnostica en edades tempranas tiene que ver a menudo con cuestiones hereditarias o genéticas. La conocida como sordera hereditaria no tiene trastornos asociados, pero en otras ocasiones se trata de enfermedades por mutaciones genéticas más complejas. Ejemplos de ello son la otosclerosis, el síndrome de Pendred o el de Usher. Mucho se está avanzando en el campo de la investigación con respecto a ellas, aunque aún queda mucho camino por recorrer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here