3 síntomas que indican que tienes piedras en la vesícula.

0
2175

Las piedras en la vesícula que no causan un daño severo, raramente necesitan ningún tipo de tratamiento. Debido a que las piedras de la vesícula están compuestas en su mayoría de colesterol, algunas veces siguiendo una dieta baja en colesterol se puede minimizar las probabilidades de problemas futuros. Cuando las piedras en la vesícula provocan un daño insoportable, repetido o continuo, se suelen remover con cirugía.

Dolor

Las piedras en la vesícula y con frecuencia presentan un dolor bastante importante en la parte superior derecha de la domen. El dolor suele venir de repente y empeora con rapidez. El dolor también puede suceder en el centro de la abdomen, el hombro derecho y la parte superior de la espalda. El dolor se puede hacer mayor cuando respiramos hondo. Este dolor también puede ser breve, o continuar durante bastantes horas. Si el dolor se hace tan grande que no puedes encontrar una posición cómoda en la que sentarte, deberías buscar de inmediato ayuda médica.

Problemas digestivos

El síntoma digestivo principal que acompaña a las piedras en la vesícula son las náuseas y los vómitos, aunque no todos los pacientes los experimenten. También puedes experimentar acidez o tener una sensación constante de saciedad. La indigestión, hinchazón y exceso de gases están frecuentemente presentes.

Respondiendo a las piedras en la vesícula

Si las piedras en la vesícula son asintomáticas, no hay razón para llevar tratamiento. La falta de síntomas en general significa que los cálculos biliares no están bloqueando el conducto cístico.  El dolor severo causado por los cálculos biliares es siempre una razón para ir al médico. Si además tienes fiebre y dolor abdominal, o el color de ojos se pone amarillo, debes buscar atención médica inmediata.

Conclusión

Los cálculos biliares se desarrollan cuando pedazos de colesterol y bilis forman pequeños objetos similares a rocas, dentro de la vesícula biliar. Aunque la mayoría de las personas que tienen cálculos biliares ni siquiera son conscientes de ellos, pueden llegar a causar un dolor intenso y otros síntomas. Por lo general se diagnostican cuando se ven en una ecografía o tomografía computarizada y, normalmente sucede cuando un médico está buscando otro tipo de problemas de salud.