Señales de Alerta de Que Tu Adolescente Puede Estar Luchando con un Trastorno Alimenticio

Como padres, puede ser muy difícil decir qué es lo que realmente está detrás del reciente deseo de tu hijo adolescente de perder peso, ese nuevo interés en alimentos “saludables”, o preocupación por  la comida.

Hay que tener consciencia los signos de alerta que pueden indicar que alguien está luchando con un desorden alimenticio.

No hay un manual para decirte si tu hijo está secretamente luchando con la anorexia, bulimia o trastorno por atracón. Los trastornos alimenticios con frecuencia prosperan en secreto y en silencio. Muchos niños pueden no estar conscientes de que están comenzando a caer en una enfermedad mental que amenaza la vida.

Las siguientes son algunas de las señales de alertas comunes que pueden significar que tu hijo adolescente está luchando con un trastorno alimenticio.

Rituales de alimentación o comportamientos extraños de alimentación

Un signo que buscar es si tu adolescente ha comenzado a adoptar rituales de alimentación o comportamientos extraños de alimentación. Los rituales de alimentación incluyen comportamientos tales como, cortar las alimentos en pequeños trozos, arreglar los alimentos en ciertos patrones, o medir constantemente la comida. Otros rituales de alimentación pueden incluir el uso de los mismos utensilios o solo comer los alimentos en un orden específico.

Esos rituales pueden ser señales de alerta de anorexia nervosa y también puede ser una señal temprana del trastorno por atracón. Es importante notar que la presencia por sí sola de rituales no necesariamente indica un trastorno alimenticio, pero es algo que considerar en el contexto de los demás comportamientos y actitudes de la persona hacia la comida y el peso.

Uso excesivo o inusual de condimentos y bebidas

Otro signo de un trastorno alimenticio potencial es si tu adolescente está usando condimentos y/o bebidas en una forma que es excesiva o extraña. Por ejemplo, si notas que tu adolescente está usando una cantidad excesiva de mostaza, sal u otras especias en su comida sería una señal de alerta de que podría estar luchando con un trastorno alimenticio.

Además, una señal de alerta de que tu adolescente puedes estar luchando con un trastorno alimenticio es si comienzan a abusar de las bebidas, tales como gaseosas dietéticas, o café en un intento de sentirse llenos.

Preocupación por el peso, tamaño del cuerpo y comida

Otras señales de alerta que buscar es si tu adolescente de repente parece preocupado con pensamientos sobre su peso, tamaño corporal, y comida. Por ejemplo, si tu hijo tiene un intenso temor por aumentar de peso este es un signo de que podría estar sufriendo de un trastorno alimenticio.

Además, si tu adolescente decide que está cambiando dramáticamente sus hábitos alimenticios es importante tomar nota y observar su motivación y la rigidez de sus hábitos. Por ejemplo, tu adolescente de repente puede proclamar que “no está comiendo carbohidratos”, o se ha convertido a vegetariano (sin ningún historial de un interés en esto desde un punto de vista ético).

Otra señal de alarma puede ser si aparentemente se apegan solo a algunas “comidas seguras”, fijarse en el contenido de grasas de las comidas, acaparar comidas, cocinar comidas elaboradas para otros pero no las comen, o van al baño frecuentemente justo después de comer. Adicionalmente, si comienzas a notar que grandes cantidades de comida se está desapareciendo este también podría ser otro signo importante que buscar.

Se aíslan de las personas o pierden interés en cosas que disfrutaban previamente.

Otro indicador de un adolescente que puede estar luchando con un trastorno alimenticio es si se vuelven socialmente retraídos y comienzan a aislarse. Es una señal de alarma de que puede haber un problema más profundo  si tu adolescente ya no quiere socializar y en cambio es consumido con recetas de investigación, ir al gimnasio, y/o hablar sobre comida, calorías, “comer limpio” o hacer dieta.

Cuando alguien está luchando con un trastorno alimenticio con frecuencia su trastorno alimenticio se convierte en su relación principal y comienza a tomar el lugar de las relaciones reales de la vida.

Si notas cualquier de estas señales de alarma, y sospechas que tu adolescente puede estar luchando con un trastorno alimenticio, es crítico que busques un profesional en tratamientos para trastornos alimenticios. Ellos pueden evaluar a tu hijo y ver si están luchando y de ser así, proporcionar un tratamiento.

También es importante notar que no puedes determinar si alguien está luchando con un trastorno alimenticio basado en su peso. Los trastornos alimenticios no discriminan y las personas que están luchando vienen en todas las formas y tamaños.

Finalmente, es importante que puedas ser comprensivo contigo mismo. No es tu culpa que inicialmente hayas omitido las señales de alarma. Además, los padres y familiares no causan trastornos alimenticios; sin embargo, pueden ser unos aliados increíbles y fuentes de apoyo para sus hijos en recuperación.

Como Incrementar Tu Nivel de Hemoglobina

La hemoglobina es una proteína rica en hierro presente en los glóbulos rojos. Esta proteína es responsable de llevar el oxígeno a través del cuerpo.

Su función principal es transportar el oxígeno desde los pulmones a los tejidos del cuerpo, para que las células vivas puedan desempeñarse adecuadamente. La hemoglobina también ayuda a llevar el dióxido de carbono lejos de las células y lo transporta de vuelta a los pulmones.

Debido a que el papel de la hemoglobina es muy importante para llevar una vida saludable, es necesario mantener sus niveles normales en tu sangre, los cuales son:

14 a 18 g/dl para hombres adultos, y 12 a 16 g/dl para mujeres adultas.

Estos valores son aplicables para adultos y puede variar ligeramente entre diferentes laboratorios debido a sus diversos métodos y mediciones.

Cuando los niveles de hemoglobina disminuyen, pueden causar fatiga, debilidad, dificultad para respirar, mareos, dolores de cabeza, piel pálida, uñas quebradizas, ritmo cardiaco acelerado y poco apetito.

Si el nivel cae significativamente, la condición puede ser diagnosticada como anemia y los síntomas pueden ser severos.

Es común para las mujeres experimenten bajos niveles de hemoglobina durante el embarazo o la menstruación. Sin embargo, puede haber muchas otras razones detrás de esto. La causa más común son deficiencias nutricionales de hierro, ácido fólico, y vitaminas C y B12.

También puede ocurrir debido a la pérdida de sangre por una cirugía o trauma, donación de sangre frecuente, enfermedades que afectan la médula ósea, cáncer, problemas renales, artritis, diabetes, úlceras estomacales y otras enfermedades del tracto digestivo.

En la mayoría de los casos, la baja hemoglobina está asociada con condiciones que causan o contribuyen a una disminución de glóbulos rojos.

Dependiendo de la razón detrás de la caída de en la hemoglobina, hay ciertas formas naturales que son efectivas en restaurarla a un nivel normal. La cantidad de tiempo que necesitarás seguir usando esos remedios depende de tu nivel de hemoglobina y la frecuencia con que tu doctor revisa su mejora.

Aquí están las mejores formas para aumentar tu hemoglobina naturalmente.

Come Alimentos Ricos en Hierro

De acuerdo con el Consejo Nacional de Acción contra la Anemia, la deficiencia de hierro es la causa más común de los bajos niveles de hemoglobina.

Algunos buenos alimentos a base de hierro son hígado, carnes rojas, langostinos, tofu, espinaca, almendras, ostras y espárragos.

También puedes tomar suplementos de hierro, consulta con tu doctor para la dosis correcta ya que las altas dosis de hierro pueden se dañinas para tu cuerpo.

Incrementa la Ingesta de Vitamina C

Los bajos niveles de hemoglobina debido a una deficiencia de vitamina C pueden ser corregidos comiendo más alimentos ricos en vitamina C. El hierro no puede ser totalmente absorbido  por el cuerpo sin la ayuda de esta vitamina.

Come alimentos ricos en vitamina C como papaya, naranjas, limón, fresas, pimientos, brócoli, pomelo, tomates y espinaca

También puede tomar suplementos de vitamina C después de consultar a tu doctor

Toma Ácido Fólico

El ácido fólico, un complejo-B, es necesario para producir glóbulos rojos. Así, la deficiencia de ácido fólico automáticamente lleva a un nivel de hemoglobina bajo.

Algunas buenas fuentes de ácido fólico son los vegetales de hoja verde, hígado, arroz, coles, germen de trigo, frijoles secos, cereales fortificados, cacahuates, bananas, brócoli e hígado.

También puedes tomar 200 a 400 mg de un suplemento folato diariamente después de consultar a un doctor.

Remolachas

La remolacha es altamente recomendada para incrementar los niveles de hemoglobina. Es rica en hierro, ácido fólico así como fibra y potasio. Su valor nutricional ayuda a aumentar el conteo de glóbulos rojos en el cuerpo.

Cocina 1 a 2 remolachas con la piel en un microondas o ásalas en la hornilla. Déjalas enfriar y pélala antes de comer.

Puedes preparar un jugo saludable con una remolacha de tamaño mediano, 3 zanahorias y ½ batata. Bébela una vez al día.

Manzanas

Una manzana al día puede ayudar a mantener un nivel de hemoglobina normal. Las manzanas son ricas en hierro junto con varios otros componentes saludables que son necesarios para el conteo de hemoglobina.

Come al menos 1 manzana (Si es posible, opta por las manzanas verdes) con su piel diariamente.

También puedes preparar un vaso de jugo mezclando ½ taza de cada una, jugo de manzana y jugo de remolacha. Agrega un poco de jengibre o jugo de limón y bébelo dos veces al día.

Melaza Negra

Un remedio popular usado para luchar contra la anemia y aumentar tu nivel de hemoglobina es la melaza negra. La melaza negra contiene hierro, folato y mucha vitamina C que pueden ayudar a incrementar la producción de glóbulos rojos eficientemente.

Mezcla 2 cucharadas de cada una, melaza negra y vinagre de cidra de manzana en 1 taza de agua

Bebe esto diariamente.

5 Formas de Diferenciar Entre la Tristeza y la Depresión

Las personas algunas veces piensan que la diferencia entre la tristeza y la depresión es un grado – como si las personas que se sienten tristes miden uno en la escala “sentimientos con los que es difícil lidiar”, mientras que las personas deprimidas suben en algún punto entre siete y 10. Pero la realidad es mucho más compleja; las diferencias entre la tristeza y la depresión no es tanto una cuestión de “seriedad” de sentimientos ya que son una combinación de factores relacionados a la duración, síntomas e impactos en el cuerpo.  La tristeza es parte del espectro normal de las emociones humanas, y es importante sentirse libre de experimentarla en momentos adecuados (como cuando murió David Bowie, por ejemplo, o cuando eres abandonado). La depresión es una bestia completamente diferente: es una enfermedad mental que no sigue ninguna regla emocional “normal”.

Una de las distinciones más importantes entre la tristeza y la depresión total es la amplitud de sus efectos sobre el cuerpo y la mente. Para la descripción de un diagnóstico completo de las características de la depresión, debemos revisar su definición en el DSM-IV, el texto usado como base para diagnosticar condiciones alrededor del mundo. Entre los profesionales médicos, la depresión es llamada, Trastorno Depresivo Mayor, y viene con una combinación de nueve síntomas diferentes, que van desde pérdida de peso hasta fatiga. Para calificar, debes haber experimentado al menos cinco de ellas, y debes experimentarlas cada día por un periodo de tiempo sostenido. Vamos a entrar en los esenciales de esta lista, pero una cosa que debemos sacar de aquí es que la depresión es mucho más que una experiencia general de tristeza.

Así que si te estás preguntado si estás deprimido o solo un poco desanimado, aquí hay seis preguntas para hacerte a ti mismo.

¿Todavía Puedes Disfrutar de las Cosas que Te Gustan?

Tristeza: Estar seriamente desanimado puede ser terrible, pero incluso si estás triste, todavía puedes disfrutar de cosas como un pastel, los maratones de las Chicas Gilmore u otras cosas que amabas en el periodo anterior a que tu tristeza te golpeara. Puede requerir un poco de persuasión, pero lo haces al final.

Depresión: Uno de los aspectos más importantes de la depresión es la experiencia de la anhedonia, o falta de interés o disfrute en cosas y actividades de las que una vez obtuviste placer. Si amabas absolutamente el kickball/escribir/hacer grafitis en edificios embrujados por la noche, y ahora parece que no puedes atravesar la niebla de la tristeza para sentirte emocionado por ellos otra vez (de hecho, probablemente parecen ser inútiles), probablemente estás experimentando depresión.

¿Tus Emociones se Deben a un Evento o Cosa Específico?

Tristeza: Esto es algo interesante, porque no hay una línea distintiva – puedes sentirte triste por cosa que no puedes enumerar. Sin embargo, con frecuencia la tristeza es específica en su causa: la muerte de un familiar, un trastorno o cambio, nostalgia, la enfermedad de un amigo, lo que sea.

Depresión: Seamos claros aquí: los episodios depresivos todavía pueden ser detonados por eventos específicos. Pero la persona deprimida está especialmente preparada para reaccionar mal a un evento negativo, y después que esto ocurre, con frecuencia experimentan una sensación de depresión y miseria más profunda y más general que dura más allá de los límites “normales”. Además, la depresión puede aparecer sin una razón aparente.

¿Estás Manteniendo Rutinas de Alimentación y Sueño Normales?

Tristeza: Puedes estar muy alterado después de un rompimiento o cuando experimentas la tristeza en general, pero en total, todavía puedes mantener tu deseo de comer tu desayuno, hacer ejercicios si quieres o dormir más o menos como estaba planeado.

Depresión: Esta es una de las definiciones de DSM-IV. La depresión a menudo está asociada con una seria interrupción de los patrones normales de alimentación, patrones de sueño, o ambos. Puedes volverte un insomne, o dormir todo el día y no querer salir de la cama. Las interrupciones de alimentación con frecuencia son una manifestación del pensamiento “nada tiene sentido” de la depresión; ¿cuál es el punto de preparar una cena saludable, o comer algo en absoluto?

¿Experimentas Variaciones en tu Desánimo?

Tristeza: El desánimo no es una sentencia de vida (aunque muchas canciones clásicas de jazz puedan decirnos lo contrario). Y hay espacio para que se alivien; tienes periodos donde no te sientes triste en absoluto, como mientras haces algo que te distrae, por ejemplo.

Depresión: En la depresión moderada, el desánimo es consistente durante el día, aunque puedas tener momentos brillantes algunas veces. En la depresión severa, el episodio depresivo es constante, diario y aparentemente implacable.

¿Experimentas Pensamientos de Auto Castigo o Extremadamente Auto Críticos?

Tristeza: Mientras que puedes sentirte responsable y un poco culpable por algo malo que hiciste, con frecuencia no experimentas ninguna sensación permanente de inutilidad o culpa.

Depresión: La depresión tiene su propio anfitrión especial de acompañamiento a través de los patrones, algunos de los cuales son particularmente extraños. Una de sus características más distintivas es que sus pensamientos increíblemente con frecuencia se convierten en un auto-castigo; es difícil verte a ti mismo como cualquier cosa que no sea podrido, malo, inútil y culpable de todo. Buscar ayuda para la depresión siempre es importante, pero es especialmente apremiante si estás tratando con estos síntomas.

Los principales síntomas y signos del embarazo

Pinchazos, hormigueo en los pezones

Como las hormonas del embarazo incrementan el suministro de sangre a tus pechos, puedes sentir una sensación de hormigueo alrededor de tus pezones.

Este puede ser uno de los primeros síntomas de embarazo, y algunas veces es notorio dentro de una semana o poco más de la concepción. Una vez que tu cuerpo se acostumbra al aumento de la hormona, esta sensación disminuirá

Manchas y calambres

No es poco común tener algunas machas en el momento en que generalmente tienes tu periodo. Puedes notar una mancha ligeramente rosada o marrón en tus panties, o cuando orinas, o sientes un ligero calambre.

Los expertos no están muy seguros de por qué esto sucede al principio del embarazo. Se piensa que puede ser causado por el huevo fertilizado implantado en tu útero, o porque las hormonas que controlan tu periodo están pateando.

Si tienes algún sangrado que parece inusual, visita a tu doctor para estar del lado seguro.

Sentirte enferma

Si tienes suerte, te escaparás de las náuseas completamente. Sin embargo, el malestar mañanero es un síntoma común de principios del embarazo. Con frecuencia comienza cuando tienes aproximadamente seis semanas de embarazo, aunque puede comenzar más temprano en la cuarta semanas.

Puedes sentirte enferma y mareada, o incluso vomitar. A pesar del nombre, el malestar mañanero puede afectarte en cualquier momento del día, o la noche.

Pechos sensibles e hinchados

Una vez que tienes unos seis meses de embarazo, tus pechos se pueden volver increíblemente sensibles. Es similar a cómo se sienten antes de tener tu periodo, pero más intenso.

Puedes notar que tus pechos están más grandes e hinchados, con venas visibles por encima de la piel. La sensibilidad tiende a ser más común en el primer trimestre, aliviándose a medida que el embarazo progresa.

Sentirse cansada

¿Cansada?  Puedes encontrarte buceando en tu edredón mientras tu cuerpo se pone en marcha para apoyar a tu bebé, justo desde las primeras etapas del embarazo. Debes culpar a las hormonas del embarazo en tu cuerpo, ya que ellas pueden hacerte sentir cansada, molesta y emocional.

Aunque la fatiga no es un síntoma infalible por sí mismo, es común en el embarazo. Puedes sentir que ese cansancio aparece en la mayor parte de tu primer trimestre y del tercer trimestre.

Necesidad de orinar frecuentemente

A partir de la sexta semana de embarazo aproximadamente puedes notar que estás orinando más frecuentemente.

Esto se debe a una combinación de hormonas de embarazo, un volumen más grande de sangre en tu sistema, y tus riñones trabajando más duro.

Si sientes dolor o una sensación de ardor cuando orinas, sin embargo, puedes tener una infección en el tracto urinario (ITU). Visita al doctor si piensas que puedes tener una ITU.

Pezones más oscuros

Los cambios en la piel son comunes durante el embarazo. Uno de los primeros cambios que puedes notar es que el círculo de piel alrededor de tus pezones (aureolas) se vuelven más oscuras. Esto puede suceder aproximadamente a las ocho semanas.

También puedes encontrar que los bultos alrededor de tus pezones se vuelven más pronunciados, y tus pezones están más erguidos. Tu vulva y tu vagina también pueden cambiar a un color rojo purpúreo más profundo, aunque probablemente no notes esto!

Antojos de comida y sentido del olfato alterado

Los antojos de comida pueden ser un síntoma de embarazo. Es más probable que ciertos sabores se apaguen al principio, sin embargo, posiblemente incluso antes de la ausencia de tu periodo.

Puedes notar un sabor metálico en tu boca, o encontrar que no te puedes enfrentar a tu café de la mañana o la comida que normalmente te gusta, como los huevos.

Tu sentido del olfato también puede cambiar, y te puedes hacer más sensible a los olores de los alimentos y comidas.

Menstruación ausente

Si generalmente eres muy regular, y tu periodo no comienza a tiempo, probablemente tomes una prueba de embarazo antes de notar cualquier otro síntoma. La ausencia del periodo es uno de los síntomas más seguros de embarazo.

Pero si tu periodo es generalmente irregular, o pierdes la cuenta de cuándo debe ser tu próximo periodo, puede que no te des cuenta que tu periodo está retrasado. En este caso, los pechos sensibles, sentirte mareada y hacer viajes extra al excusado pueden ser las primeras pistas de que estás embarazada.

Remedios Caseros para Tratar Problemas Digestivos

El sistema digestivo es una parte importante del cuerpo y cualquier problema relacionado con él puede causar mucha incomodidad. Sus funciones principales son ayudar al cuerpo a absorber los nutrientes esenciales y deshacerse de los productos de desecho.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Diabetes y  Enfermedades Digestivas y Renales, entre 60 y 70 millones de Americanos sufren de algún tipo de problema digestivo.

Algunos problemas digestivos comunes incluyen indigestión, hinchazón, gases, acidez, diarrea, constipación, reflujo ácido, úlceras pépticas, intolerancia a la lactosa, intolerancia a los alimentos, diverticulitis, enfermedad inflamatoria del intestino (EII), enfermedad celíaca, y síndrome de intestino irritable (SII).

Mientras que las causas de los problemas digestivos varían, algunos factores comunes son una dieta pobre, higiene inadecuada, falta de ejercicio, deshidratación, fumar en exceso, ingesta excesiva de alcohol, estrés, falta de sueño y deficiencias nutricionales.

Ya que existen diferentes tipos de problemas digestivos, un diagnóstico y tratamiento adecuados son esenciales. Sin embargo, puedes usar algunos remedios caseros y cambios en el estilo de vida para tratar algunos de los problemas digestivos comunes, tales como indigestión, constipación, diarrea e hinchazón. Los problemas digestivos serios, sin embargo, pueden requerir del tratamiento por parte de un especialista.

Aquí están los principales remedios caseros para tratar problemas digestivos.

 

Jengibre

Para mejorar la digestión y prevenir problemas digestivos, debes incluir jengibre en tu dieta. Éste estimula los jugos digestivos y el flujo de las enzimas necesarias para digerir los alimentos apropiadamente. Es efectivo para prevenir y reducir las náuseas, vómito, flatulencias, indigestión, hinchazón y diarrea.

Además, tienen propiedades carminativas, antibacteriales, antivirales y antiinflamatorias que ayudan a prevenir problemas digestivos.

Bebe de 2 a 3 tazas de té de jengibre diariamente. Para preparar el té, hierve 1 cucharada de jengibre recién rallado en 1 ½ taza de agua caliente. Déjala hervir a fuego lento por 10 minutos, saca el jengibre, agrega un poco de miel cruda y disfruta de tu té.

Alternativamente, agrega 2 cucharadas de jugo de jengibre y 1 cucharada de miel a una taza de agua tibia. Bébela una o dos veces al día.

Para mejorar la digestión, mastica pequeños trozos de jengibre después de tus comidas.

Alimentos Probióticos

Los alimentos probióticos ayudan a mantener tu sistema digestivo saludable y funcionando eficientemente. Los probióticos contienen cepas de Lactobacillus y Bifidobacteria (bacterias buenas) para ayudar a restaurar el balance natural de las bacterias de tu intestino. Ellos pueden ayudar a tratar y prevenir problemas digestivos como diarrea, hinchazón abdominal, flatulencias y EII.

Un estudio publicado en la revista Avances Terapéuticos en Gastroenterología en el 2010 resalta la eficacia de los probióticos, en el tratamiento de varios problemas digestivos.

Algunos de los mejores alimentos probióticos incluyen yogur Griego, kéfir, miso, chucrut, kimchi, tempeh, suero de leche, pepinillos ácidos. Incluso puedes tomar suplementos de probióticos, pero solo después de consultar con el doctor.

Hierbabuena

La hierba de hierbabuena también ayuda a la digestión y previene desórdenes digestivos. Sus propiedades carminativas, antiespasmódicas y antiinflamatorias ayudan a tratar gases, hinchazón, espasmos intestinales así como también náuseas y vómitos.

Además, ayuda a calmar un sistema digestivo alterado y acelera la curación.

Un estudio del 2007 publicado en la revista de Enfermedades Digestivas y Hepáticas sugiere que esta hierba ayuda a mejorar los síntomas abdominales en las personas que sufren de SII. Incluso pueden tratar síntomas similares de la intolerancia a la lactosa o la enfermedad celíaca.

Bebe té de hierbabuena una o dos veces al día. Para preparar el té, agrega 1 cucharada de hojas de hierbabuena deshidratadas en una taza de agua caliente. Cubre y deja en remojo por 10 minutos. Cuela y bebe.

Come hojas de hierbabuena fresca diariamente salpicando por encima de tus platos y agrégalas a tus ensaladas.

Otra opción es tomar cápsulas de aceite de hierbabuena  con recubrimiento entérico 3 o 4 veces al día por unas semanas.

Semillas de Hinojo

Las semillas de hinojo también apoyan la salud digestiva. Puedes usarlas para tratar la acidez, indigestión y baja acidez estomacal. Estas semillas también proporcionan alivio a los espasmos intestinales e hinchazón comúnmente asociados con el SII.

Un estudio publicado en la revista de Terapias Alternativas en Salud y Medicina en el 2003 concluyó que el aceite de semillas de hinojo (emulsión) ayuda a disminuir la intensidad de los cólicos infantiles.

Mastica 1 cucharada de semillas de hinojo después de comer tu comida para ayudar a la digestión.

Para tratar la indigestión, bebe té de hinojo o toma ½ cucharada de polvo de semillas de hinojo junto con un vaso de agua dos veces al día. Para preparar el té de hinojo, deja en remojo 1 cucharada de semillas de hinojo machacadas en una taza de agua caliente por unos 5 minutos.

Asafétida

La especia asafétida de olor potente es buena para tu salud digestiva debido a sus propiedades antiespasmódicas, antiinflamatorias, antioxidantes y antiflatulentas.

Es altamente efectiva en el tratamiento de gases, flatulencias, malestar estomacal, dolor de estómago y envenenamiento por comida. También puedes usarla para tratar los dolores por cólicos en bebés pequeños.

Para mejorar la digestión, mezcla una pizca de asafétida en un vaso con agua tibia y bébela después de tus comidas. También incluye esta especia en tu comida diaria.

Para los bebés pequeños, puedes frotar un poco de asafétida mezclada con agua alrededor del ombligo para reducir el dolor de estómago y los gases.