10 síntomas que indican que algo va mal con tu tiroides

La mayoría de las veces cuando sentimos algo extraño en nuestros cuerpos, simplemente lo relacionamos como un síntoma de un resfriado, alergias o la edad.

A veces estas cosas son ciertas, pero con más frecuencia de la que creemos, estos problemas que parecen inofensivos pueden indicar un problema de salud mayor.

tiroides

Es por ello que es muy importante prestar atención a los mensajes que nuestro cuerpo nos envía, tal como sucede con los problemas del tiroides.

Aunque es una glándula pequeña de nuestra garganta, el tiroides es responsable de producir una hormona que regula nuestro metabolismo, temperatura incluso el ritmo cardíaco.

Si el tiroides se descontrola pueden suceder dos cosas: si la tiroides está alta produce demasiado de esta hormona, o puede ralentizarse, desarrollando poca cantidad de la hormona. Para aprender a detectar algunos de los signos de alerta temprana de los problemas de la tiroides, a continuación te vamos a contar cuáles son los más comunes.

Que es la tiroides y que forma tiene

La tiroides está situada en la parte frontal del cuello y tiene forma de mariposa. Es difícil creer que una cosa tan pequeña puede tener una influencia tan grande en nuestro cuerpo.

Si tu tiroides está alta, se produce en exceso la hormona tiroides, desarrollando hipertiroidismo.

De forma opuesta, si la tiroides se vuelve menos activa, se produce un desarrollo insuficiente de la hormona tiroides, desarrollando así el hipotiroidismo.

Síntomas de tiroides

Sensación de tristeza o depresión

Una tiroides descontrolada puede alterar por completo tu estado de ánimo. Si tenemos poca cantidad de la hormona puede afectar a nuestros niveles de serotonina en el cerebro, haciendo que nos sintamos deprimidos.

Por otro lado, un exceso de hormonas tiroides puede hacer que nos sintamos ansiosos, inquietos o irritables.

Estreñimiento

Si sufres estreñimiento, es probable que se haya producido una interrupción de la hormona tiroides y que ha provocado una desaceleración de la digestión.

Querer dormir demasiado

A todos nos cuesta trabajo salir de la cama por la mañana, pero cuando la dificultad es mayor de lo normal, puede ser una llamada de atención de nuestro organismo para indicarnos que tenemos un problema de tiroides.

Una tiroides inactiva puede hacer que nuestras funciones corporales se desaceleren, lo que provoca que tengamos más sueño incluso durante el día.

Pérdida de cabello y piel seca

Si tienes la piel seca y con comezón puede indicar un síntoma de hipotiroidismo. El cambio en la textura de la piel es debido un metabolismo más lento, que también puede reducir la sudoración.

Si tu cabello y uñas se sienten quebradizas y secas, es otra señal que puede indicar un problema de tiroides. La falta de hormonas tiroides interrumpe el ciclo de crecimiento del cabello, lo cual lleva a que lo perdamos, incluso a veces en las cejas.

Aumento de peso repentino

Aunque el aumento de peso puede ser causado por muchos factores, un aumento de peso repentino sin ningún cambio en los hábitos alimenticios o físicos puede ser motivo de preocupación.

De hecho, es una de las principales razones de detección de problemas en la tiroides.

No hay interés sexual

Si tenemos la hormona tiroides baja, también baja nuestra libido.

Dolores musculares

Si sentimos endurecimiento o entumecimientos en los brazos, manos, piernas, ten encuenta que la tiroides puede ser la culpable.
La falta de hormonas tiroides puede dañar los nervios que envían señales desde el cerebro al resto del cuerpo.

Alta presión sanguínea

Si tienes la presión sanguínea alta y no te disminuyes con una dieta saludable y ejercicio, es posible que tengas que prestar atención al tiroides.

Una tiroides poco activa puede causar altos niveles de colesterol malo, que desgraciadamente pueden conducir a una insuficiencia cardiaca.

Aumento del apetito o cambios en el paladar

Si de repente cambia el sabor que percibes de los alimentos, puede indicar un desorden de la tiroides, ya que está relacionada con el sentido del gusto y el olfato.

Si tenemos hipertiroidismo, vamos a comer constantemente sin ganar nada de peso. Aunque esto puede sonar como el sueño de toda mujer, sin duda es motivo para pedir una cita con tu médico.