10 Formas de Librarte de la Periostitis Tibial

0
819

Para algunos corredores, la periostitis tibial se asemeja al resfriado común: a veces es poco grave, mientras que otras veces es realmente grave. Sin embargo, la verdad para algunos corredores es que en general son inevitables a largo plazo. En cualquier caso, tener periostitis tibial es una condición provisional que es completamente entendible. La práctica de estándares de acompañamiento y encontrando cuáles funcionan mejor para tu cuerpo, puede curar el defecto. La periostitis tibial , además, es más propensa a ocurrir cuando los músculos y los tendones de la pierna se drenan.

Señoras, individuos con pies planos o curvas inflexibles, competidores, militares y artistas tienen una probabilidad más alta de tener periostitis tibial. Es bien sabido que algunos individuos son más propensos a la condición que otros. La lesión se crea por la mezcla de la estructura de correr de alguien y sus características físicas. Los individuos que sufren de esto sobre en la parte superior de la tibia esencialmente necesitan invertir más energía para mantener su calidad, adaptabilidad, y su comprensión.

1. Descansa lo Suficiente

No debes ser incapacitado, sin embargo debes evitar los ejercicios que requieran monotonía en superficies duras o incluir los mismos músculos como si corrieras. Si tienes que ir en bicicleta, nadar, o correr en el extremo de una piscina en caso eres una de esas personas que no pueden quedarse quietas.

2. Toma Suplementos

Para desarrollar tu masa ósea, Metzl propone incluir una gran cantidad de calcio y vitamina D en tu régimen alimenticio. Sin embargo, asegúrate de comunicarte con tu médico para obtener el suplemento adecuado.

3. Levanta las Piernas

Cuando simplemente estés descansando, levanta las espinillas por encima del corazón y toma medicamentos como ibuprofeno o medicamentos para aliviar la inflamación. Es difícil de inclinarse hacia atrás en el trabajo sin parecer flojo, así que hazlo mientras estés viendo o estés sentado frente a la TV.

4. Aplica Algo de Hielo

Colocar hielo es a menudo un pensamiento inteligente, ya que ayuda a disminuir la irritación. Trata de colocar hielo en las espinillas entre 10 y 15 minutos hasta cuatro veces al día, y asegúrate de hacerlo después de estirarte o ejercitarte. Para evitar que tu piel se sienta como si estuviera helada, envuelve el hielo con seguridad en una toalla o toallita.

5. Compresión

Utiliza una banda flexible o un manguito de presión para aplicar peso sobre la región dañada. Sin embargo, en el caso de que el tormento empeore, la gama llega a ser entumecido, o tus pies comiencen a ponerse azules, afloja el vendaje.

6. Tus Piernas Podrían Valerse de Estiramientos

Extender los músculos de las piernas hará que produzcas colágeno nuevo, acelera el proceso de reparación, y refuerza y amplia la adaptabilidad – todo lo que reducirá la periostitis tibial. Los estiramientos para la periostitis tibial son una forma genial para ocuparse del problema.

7. Cómprate los Zapatos Adecuados para Correr

Tus zapatos necesitan ajustarse a tu tipo de pie. En el caso de que tengas sobrepronación, tengas pies planos que tienen demasiado contacto cuando caminas. Cuando tienes la sobrepronación, tus pies no ruedan lo suficientemente internamente. (Una tienda de calzado atlético decente debería tener la capacidad de captar tu progresión) No hay ecuación mágica para reemplazar tus zapatos – en cualquier lugar dentro del rango de 200 a 500 millas – sin embargo, en su mayoría, si tu cuerpo empieza a doler repentinamente, podría ser resultado de tus zapatos.

8. Evita Correr sobre Superficies Duras

Correr sobre cemento o asfalto puede provocar y exasperar las periostitis tibiales. Así que si es posible, escoge hierba, tierra o castillos hinchables.

9. Ayúdate con Algo de Apoyo

Así como muchos zapatos acolchados que se ajustan a tu tipo de pie, las bases curvas y ortopédicas te relajan y dispersan el peso en tus tibias. Intenta usar los que sean moderadamente razonables en las farmacias o en Target. En el caso de que no te sirvan, es posible que tengas que hacer una visita al podólogo para buscar productos ortopédicos usando moldes de tus pies.

10. Pierde Algo de Peso

Este podría ser el paso más problemático, pero esencial, para aliviar el tormento. Librarte de un par de libras aliviará la potencia relativa que hay sobre tu cuerpo mientras te mueves.

Cosas que Debes y No Debes Hacer

Una cosa que le podría ocurrir a todos los corredores? La periostitis de tibia (molestias en cualquiera de las dos tibias) es la más horrible, solo en segundo lugar a un DNF de acuerdo a los resultados de nuestra carrera en línea. Los calambres en las piernas son un problema de ansiedad total. Los golpes y el peso sobre los huesos, los músculos y las articulaciones de las piernas inferiores evitan que tu cuerpo tenga la capacidad de repararse y recuperarse normalmente. Hasta el 20 por ciento de los corredores experimentan calambres en las piernas, un daño del abuso conocido realmente como desorden de ansiedad de la tibia media, o MTSS. Pueden ir desde un daño de ansiedad (la hinchazón de la tibia) hasta una crisis de ansiedad (una fractura en el hueso). Dado que el término general se aplica a una amplia gama de focos de dolor, normalmente es difícil distinguir la causa real del problema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here